postheadericon El impromptu tórrido del Kremlin - Fragmento

DRAMATIS PERSONAE

STALIN
hasta los 21 años fue un seminarista ejemplar, cuadro de honor, poeta admirado en Georgia, editado por «Ibérica»…

WITTGENSTEIN
fue escolarizado en la «Realschule» de Linz al mismo tiempo que Hitler… a los 27 años fue jardinero en un monasterio, aspirante a seminarista… viajó a Moscú… formó parte de la sociedad secreta «los apóstoles de Cambridge» con los espías Burgess y Blunt…

VOZ DE VALENTINA

Salón (y despacho) lujoso, pero destartalado en el Kremlin. Una bicicleta de adulto y otra de niña. Juguetes y entre ellos tres trenes.
STALIN y WITTGENSTEIN son los dos únicos personajes. STALIN tutea al filósofo, mientras que este llama de usted al ruso.



WITTGENSTEIN
Le odio a usted… ma-ris-cal Stalin… con toda mi alma.

STALIN
¿Con tanta saña… fi-ló-so-fo Wittgenstein… como admiración pretendías sentir hacia mí ayer y anteayer… «dear» ca-te-drá-ti-co de Cambridge…?

WITTGENSTEIN
(Interrumpiéndole.)… usted representa todo lo que aborrezco.

STALIN
Tanto que ayer mismo ensalzaste mi obra y mi mi-sióóóóón.

WITTGENSTEIN
Sé que está a punto de encerrarme… para que me pudra vivo en su «Ga-lu».

STALIN
Gu-lag.

WITTGENSTEIN
Eso es, en su…

STALIN
… en la «Administración principal de los campos: G.U. lag». En ruso: Гла́вное Yправле́ние исправи́тельно-трудовы́х лагере́й и коло́ний.

WITTGENSTEIN
(Bufando de odio.) Y por si fuera poco sospecho que es usted pedófilo.

STALIN
Nunca toqué a ninguna mujer…

WITTGENSTEIN
… pero las menores…

STALIN
… y menos a una niña. Soy, he sido y seré en cuerpo y alma, día y noche y plenipotenciariamente casto.

WITTGENSTEIN
¿Y sus dos hijos? ¿Y su amada hija Sveltana? ¿Los encargó por teléfono?

STALIN
Mi santa madre me dio el nombre del casto José. Con toda la razón del mundo. Y parte del extranjero.

WITTGENSTEIN
¿Bromea? ¿Quiere hacerme creer que hizo sus hijos como San José con la Virgen?

STALIN
Siempre me rodeo de camaradas serviciales.

WITTGENSTEIN
Serrrrrrviles lacayoooos lameculos.

STALIN
En realidad me evitan ejercer esas funciones genitoras tan pedestres… tan vulgares…

WITTGENSTEIN
¿… tan proletarias… Secretario General del Comité Central del Partido…? Es usted repugnante.

STALIN
¿Más repugnante que tú y los «apóstoles» sodomitas de tu pandilla?

WITTGENSTEIN
Esas palabras en su boca de progresista, de revolucionario… Me dan nauseas… ¿Cómo puede permitirse…? En un concurso mundial e histórico de la «Nauseabundia» obtendría usted la medalla de plata.

STALIN
¿Y por qué no la de oro?

WITTGENSTEIN
Es usted demasiado nauseabundo para ser el primero.

STALIN
Después de insultarme con tanta hincha y de recalentar el chiste de la medalla de «nauseabundia» ¿quieres trabajar… tú… manualmente en… mi… Moscú?

WITTGENSTEIN
Le repito, una vez más, que me importa un bledo que sea en Moscú o en Leningrado o en Tocino de Abajo, lo que quiero es laborar, trabajar, como obrero, como proletario, en una fábrica bolchevique…

STALIN
… tú y tu novia…

WITTGENSTEIN
… llevamos cuatro días hablando encerrados en este Kremlin… de su total y absoluta propiedad ¿y todavía no me ha oído decirle siete mil tres cientos ochenta y dos veces que no tengo novia? Tengo… tengo… En realidad no tengo nada… Ni certezas… Ni esperanzas… Ni…

STALIN
El embajador en Londres en esta nota manuscrita se refirió a tu novia (Leyendo.) la señorita F. Skiner…

WITTGENSTEIN
(Gritando.) Fran-cis Skiner.

STALIN
En esta casa solo se dirigen a mí, a grito pelado, tú… y Valentina…

En ese mismo instante se oyen la voz altisonante de una niña.

VOZ DE VALENTINA
«Papounet» coge este arcángel San Gabriel que te tiro.