postheadericon El juego de las culpas - Fragmento

DRAMATIS PERSONAE

Jacinto
Esposo de Juanita. Hombre que ha heredado una fortuna
Alberto
Actor y estudiante de psicología. Ha escrito una obra
que se le va de las manos
Pedro
Un conocido galán de TV. Bastante engreído
Juanita
Esposa de Jacinto, una joven muy bella
que sueña con ser actriz.
Bajo sospecha de ser amante de Pedro y de El Gordo
Jorge
Un bailarín, amigo de Juanita, homosexual
EL GORDO
Empresario teatral
Matilde
Criada y novia de Alberto


ACTO ÚNICO

Un living room moderno. En el medio, una alfombra. Hacia el fondo, una mesa angosta. Sillas y sillones distribuídos según lo requiera la puesta en escena. Al fondo, en una pequeñísima antesala, una puerta. Junto a la puerta un perchero para colgar los abrigos. A la izquierda del espectador, una ventana con puerta de vidrio, que da hacia un balcón. A la derecha la pequeña puerta de un baño. Cuando se levanta el telón sorprendemos al dueño de casa, ALBERTO, actor y estudiante de psicología, y a su amigo JACINTO, arrellanados en cómodos sillones, bebiendo whisky. La botella está en el suelo, junto a ALBERTO. Están en medio de una animada conversación.

JACINTO
Supongo que habrá que esperar el resultado, y ver si la idea gusta. Por mi parte soy pesimista. Pero si tú crees que vale la pena...

ALBERTO
Estoy convencidísimo, por más que sea mi primer intento como dramaturgo. No te preocupes. Verás que tengo razón. Si a los actores les gusta, iremos por buen camino.

JACINTO
¿Y el público? ¿Vendrá? ¿No es un proyecto demasiado arriesgado para invertir dinero?

ALBERTO
No lo creo. El público vendrá. Puedes ir sacando tu libreta de cheques.

JACINTO
Si tú lo dices...

ALBERTO
Ya verás. Lo que me preocupa... Es más, lo que no me gusta para nada, es la maldita impuntualidad de los demás. Ya son las nueve, y no ha llegado nadie más que tú.

JACINTO
Eso es cierto, pero no tardarán. Juanita me dijo que salía a hacer compras. Ya sabes cómo es eso. Se entusiasma... y...

ALBERTO
Eso pasa porque tiene un marido rico.

JACINTO
Sí, pero ya se ha hecho más tarde de la cuenta. Estoy preocupado yo también.

ALBERTO
No nos impacientemos. Ya todos vendrán de un momento a otro. Es cierto que estoy un poco sobre ascuas, pero me reconfortan la bebida y este comodísimo sillón. (Se sirve otro trago.)

JACINTO
Con eso no conviene exagerar. Si sigues bebiendo así, te harás daño, y llegarás borracho a nuestro ensayo.

ALBERTO
¡Ah, qué vida!

JACINTO
Ahora no te hagas el filósofo, ni te pongas a analizar la vida... Estamos aquí para otra cosa.

ALBERTO
Te equivocas, Jacinto. No se trata de otra cosa. Ni te imaginas hasta qué punto se trata de eso, ni cuantas veces hablaremos esta noche de la vida. Casi sin querer. Sin pensarlo mucho. (Un gesto.) Así... (Pausa.) Bueno, pero ahora manos a la obra. Ayúdame. Las sillas y los sillones a un costado. La alfombra...

PEDRO
(Entrando por la puerta del fondo.) Buenas noches. Perdonen mi retraso. Un programa...

ALBERTO
(Estrechándole la mano.) Buenas noches. ¿Lo de siempre, verdad?

PEDRO
Sí. Por culpa de la nueva telenovela. Hago un papel pequeño, pero en fin...

JACINTO
(Estrechándole la mano.) Hola. Vienes justo a tiempo. Ven, dame una mano.

ALBERTO
Ya que llegaste tarde, haz algo útil, y rehabilítate.

PEDRO
Sí, mi general.

ALBERTO
La alfombra al medio. Jacinto, alcánzame un almohadón, ¿quieres? Gracias. Lo pondremos sobre la alfombra. Hará las veces de bote.

JACINTO
Entiendo. La alfombra es el río.

ALBERTO
Eso es.

PEDRO
¿Entonces, el experimento se hace?
AddThis Social Bookmark Button