postheadericon Juicio a una zorra - fragmento

Una larga mesa ceremonial tenuemente iluminada. Sobre ella, numerosas botellas de vino y copas de cristal. Aparece una mujer de impresionante cabellera rubia. Vestido rojo y tacones de vértigo. La escasa luz no permite ver su cara con claridad a pesar de que mira fijamente al público. Se sirve una copa de vino y se vuelve de espaldas. Levanta la copa como si lanzara un brindis al cielo. Comienza a hablar sin girarse. Luz sobre ella.

 

I

HÁBEAS CORPUS

 

HELENA

Helena de Esparta, Helena de Troya, Helena la argiva, Helena la aquea, la mujer más hermosa del mundo, la divina entre las mujeres, la hija de Zeus, la de níveos brazos, la de cabellos de oro… la bella Helena.

 

Se gira al público. No es una mujer hermosa. Está consumida por el tiempo, el alcohol y el dolor. Avanza hacia el público con sutiles signos de estar bebida.

 

Esa soy yo. (Mira al público midiendo su reacción.) ¿Qué? ¿Es alguno de vosotros inmune a los estragos del tiempo?

¿Ha venido algún inmortal a verme? ¿Alguna divinidad a salvo del naufragio de la belleza? (Se acerca aún más al público.) ¿Papá, estás entre el público? Vozna, Zeus todopoderoso, para que pueda reconocerte. Si alguien tiene un cisne sentado junto a él que no lo espante, es mi padre. (Truena y HELENA mira al cielo riendo a carcajadas.) No, no está aquí, está en casa. Hace tiempo que los dioses se aburrieron de este mundo y se replegaron a sus mansiones a ponerse ciegos de ambrosía. Mejor… Cuanto menos enreden los dioses en el mundo tanto mejor para el mundo. Aunque hoy la que viene a enredar soy yo.

 

HELENA se sienta sobre la mesa con una actitud repentinamente relajada. Rompiendo el ritual que ella misma ha iniciado.

 

Si no adivináis entre los escombros del tiempo la belleza divina de Helena, tal vez lo hagáis con los otros nombres por los que se me conoce: Helena la zorra… y no precisamente por mi astucia. Helena la puta, la casquivana, la ramera, la meretriz, la desvergonzada, la seductora. La poseída por los furores de Afrodita. La calientapollas… que rima con Troya. La ruina de Ilión y de la casa de los Atreos. La culpable de desencadenar la guerra más famosa de la historia… Se me podría considerar un arma de destrucción masiva. Y claro, había que arrasar una ciudad entera y aniquilar a toda su población para encontrarme… Una noble y humanitaria afición que no se ha perdido con el transcurrir de los siglos.

 

HELENA se detiene. Trata de disimular un dolor punzante en su cabeza. Apura de un trago la copa de vino. Parece recomponerse como si nada hubiera pasado. Sonríe seductora.

 

Esta noche voy a someterme voluntariamente a vuestro juicio a pesar de haber sido condenada de antemano. Pero esta noche las palabras que den forma a los hechos serán las mías. Palabras, palabras, palabras…

Se da cuenta de que su copa está vacía y vuelve a servirse de alguna de las numerosas botellas que tiene a mano.

 

«La palabra —como dijo un charlatán— es un poderoso soberano, que con un pequeñísimo y muy invisible cuerpo realiza empresas absolutamente divinas. —¿Verdad?—. Puede eliminar el temor, suprimir la tristeza, infundir alegría, aumentar la compasión, insuflar en los oyentes un estremecimiento preñado de temor, una compasión llena de lágrimas y una añoranza cercana al dolor, de forma que el alma experimenta mediante la palabra una pasión propia con motivo de la felicidad y la adversidad en asuntos y personas ajenas».