postheadericon La Cumbre - Fragmento

DRAMATIS PERSONAE
MARÍA
VOZ EN OFF
ISABEL

ESCENA I
Prólogo

MARÍA, en el Psiquiátrico FloresGate, habla por teléfono mientras espera la llegada de ISABEL.

MARÍA
Solo quiero paz. La tranquilidad que merezco. Nada más. Solo eso, Roberto. ¡Cómo no voy a saber que lo entiendes! Si no, no estarías ayudándome tanto. No hables de eso. Pueden estar grabando la conversación: graban cada uno de mis actos y de mis palabras. (Mira hacia supuestas cámaras de seguridad.) No les importa si eres Roberto Líster, lo estarán grabando igual. En todo caso, mis palabras serían las mismas: soy sincera al decir que estoy abierta a cualquier pacto que no sea deshonroso para mi gente. Mis trabajadores son lo esencial. El resto es secundario. Pero nada tendrá un valor real si no llego a un acuerdo directo con ella, así que no encuentro palabras para agradecer tu mediación. Sé que no era fácil. Sé lo que te juegas, cariño, y te lo agradezco, te lo agradezco tanto, tanto... Todo lo bueno que salga de este encuentro, te lo deberé eternamente. En lo que fracase, el fallo será exclusivamente mío. Sí, lo sé. Conozco el carácter de Isabel. Róber... Róber, están grabando esto, te lo recuerdo… ¡¡Evita el término paranoica, por favor!!

VOZ EN OFF
Interna 1587, tenga la bondad de acudir a la Sala de Visitas.

MARÍA
¡Roberto, me están llamando! (Se dirige a la Sala de Visitas.) Espero poder darte buenas noticias muy pronto.

En otro lugar, exterior o interior, del mismo Psiquiátrico.

ISABEL
(Teclea en el móvil y habla por él.) Soy Isabel Sánchez Tudor. Vengo a ver a la interna 1587. Sí, María Fernández Estuardo. ¿Yo? Isabel Sánchez. ¿No lo he dicho? Isabel. Sánchez. Tudor. Sí. ¿Me estás preguntando de verdad si tengo identificación, so imbécil? Imbécil, sí. Has entendido perfectamente. Es lo único que has entendido. Resulta que soy tu jefa. ¿Eres nuevo, o qué? Da tu número a mi secretario. Luego puedes olvidarlo. No creo que lo vayas a volver a necesitar. Métete las disculpas por donde te quepan, si es que no tienes metido ahí nada más en estos momentos. Tu cabeza no me vale de nada, guapito, solo tu placa. Aspiro a mejores cabezas. Deja de lloriquear. Asegúrate de proporcionarme acceso libre y no me hables de tu vida.

MARÍA
(Intercalado con lo anterior mientras llega a la Sala de Visitas.) Sí, ya debe estar aquí. Tengo que colgar. Lo sé, Róber. Adiós. Y, de nuevo, gracias.

ISABEL
Espera. Deja. No voy a entrar, he cambiado de opinión. Me has jodido el día, así que puedes tener la seguridad de que alguien, no yo, que no tengo tiempo para insignificancias, pero alguien, va a ocuparse de joderte no el día, sino la vida. A partir de este momento, no culpes a la suerte si algo te va de culo. Tu mala suerte se llama Isabel. (Apaga.) Gentuza.

Se va. En la sala de espera de visitas, MARÍA espera.

VOZ EN OFF
Interna 1587, tenga la bondad de abandonar la Sala de Visitas y volver a sus dependencias.
AddThis Social Bookmark Button