postheadericon La función por hacer - Fragmento

DRAMATIS PERSONAE

HERMANO MAYOR

MUJER

ACTRIZ

MADRE

HERMANO MENOR

ACTOR



Un caballete con un cuadro tapado con una tela. Aparece un hombre guiando de la mano a una mujer que lleva los ojos vendados. En la mano que le queda libre sostiene una botella de vino de la que bebe y le hace beber a ella. Están a medio vestir, como si hubieran salido de la cama precipitadamente. Ambos sonríen divertidos. Ella lleva el brazo que él no le sostiene extendido hacia delante tanteando el aire en busca de obstáculos. Tiene accesos de risa nerviosa.

ACTRIZ
¿Falta mucho?

ACTOR
Unos pasos…

ACTRIZ
Enséñamelo ya…

ACTOR
Hay que crear expectativa.

ACTRIZ
Es mi retrato.

ACTOR
No, es mi retrato. El autor soy yo.

ACTRIZ
¡No puedo más!

ACTOR
(Divertido.) Hace un momento no te querías quitar la venda.

ACTRIZ
Hace un momento no me hacía falta ver para saber dónde me llevabas…

ACTOR
(Riendo.) Qué forma de gritar. Creía que te estabas muriendo.

ACTRIZ
La petite mort…

Él se coloca detrás y la abraza mientras le besa el cuello. Ella se retuerce entre risas por las cosquillas.

ACTOR
Deberíamos hacerlo más a menudo...

ACTRIZ
Cuando quieras. Soy una suicida.

ACTOR
Me refiero a privarnos de la vista.

ACTRIZ
Bueno, no hay más que mirarme para saber que voy ciega… en todos los sentidos.

ACTOR
Entonces estás en el camino del arte…

ACTRIZ
¿Porque estoy ciega?

ACTOR
(Llevándola hacia el caballete.) Porque te abres a otras formas de mirar.

ACTRIZ
La verdad es que si hay placer yo me abro de par en par…

ACTOR 
La verdad no es el placer, sino la belleza. La belleza es verdad y la verdad belleza…

ACTRIZ
Completamente de acuerdo, a los guapos me los creo a pies juntillas.

ACTOR
La belleza que yo busco es la que suspende el tiempo…

ACTRIZ
Ya te digo yo que esa no existe…

El hombre destapa el cuadro que queda de espaldas al público, que solo conocerá la obra a través de los comentarios del ACTOR y la ACTRIZ. Luego se pone tras ella y le quita la venda. Él sonríe extasiado en la contemplación. Ella se queda paralizada intentando que no se le desplome la sonrisa. Pausa. Ella vigila disimuladamente al pintor sin atreverse a pronunciar una palabra. Cuando sus miradas coinciden, ella sonríe y enseguida vuelve a simular extasiarse en la contemplación de la obra. Gira levemente la cabeza en un intento de aprehender algo en la obra que evidentemente se le escapa. Pausa.
AddThis Social Bookmark Button