postheadericon Mi idolatrada violadora - Fragmento

DRAMATIS PERSONAE
Maître Hyde
Abogado

SALVATORE DI SICILIANO
de «Cosa Nostra»

LILY SEVRAIN-AMARY
Reportera

PETRONILO GARCÍA
Multimillonario

VIRGINIA-CLOTILDE DE TORRES-BENJUMEA
Directora General de la Unesco


El matrimonio formado por VIRGINIA-CLOTILDE y PETRONILO vive recluido en una mansión suntuosa. Salón sobrio, sin libros y funcional. Está únicamente adornado con dos obras gigantescas: en la pared de la derecha Marilyn Monroe Orange de Andy Warhol, en la de la izquierda Pop Art is: Popeye de Jeff Koons. Ningún ordenador ni trasto tecnológico salvo la Silla Electrónica, con anillos metálicos en los brazos del asiento. Está mal disimulada por un velo blanco. Cerca de ella cuatro paraguas alineados y cerrados. En primer término una mesa con un mantel totalmente negro. Firmado de forma aparente «Agnès B». Destaca el gran sillón, creado por Lalanne: un ciervo con una grandiosa y soberbia cornamenta. Precisamente es lo primero que se ve. En el sillón está sentado PETRONILO de tal manera que los cuernos parecen emerger de su propia cabeza. Tras unos instantes, compungido, dice a su amada esposa.

PETRONILO
¿Me quiere usted… Virginia-Clotilde...? ¿Verdaderamente…?

VIRGINIA-CLOTILDE
Ya lo sabe, amado Petronilo, desde que nos casamos hace catorce años en el palacio de Mónaco soy su… amante… su amante esposa.

PETRONILO
Pero anoche…

VIRGINIA-CLOTILDE
¿Qué insinúa?

PETRONILO
Una vez más, al apagar la luz… usted… en el instante mismo en que la obscuridad se hizo en nuestro dormitorio… ya estaba… usted… roncando como un lirón.

VIRGINIA-CLOTILDE
No me extraña. Tuve un día tremendo de agitación. Estaba agotada por las repugnantes acusaciones de la pretendida víctima y por el abyecto complot internacional... y por si fuera poco el atosigamiento de la prensa... Estaba hecha polvo.

PETRONILO
No utilice esa palabra entre nosotros. Es como hablar de jabugo en presencia de un hambriento.

VIRGINIA-CLOTILDE
¿Quiere que envíe el Ferrari a buscarle un jamón en la Puerta del Sol?

PETRONILO
Escúcheme bien, que yo sepa no estamos en Cuaresma.

VIRGINIA-CLOTILDE
Ya lo sé. ¿Y qué quiere decir con lo de la Cuaresma?

PETRONILO
Que no hay razón ninguna para que practiquemos el ayuno y la abstinencia. Como prescribe la norma religiosa (Casi gritando.) ú-ni-ca-men-te.

VIRGINIA-CLOTILDE
No grite. Los paparazzi nos rodean… No olvide que soy Directora General de la Unesco. Se me acusa inicuamente de lo peor. Soy víctima de un monstruoso complot internacional.

PETRONILO
Vivo tan asediado y cercado como usted en este corralito.

VIRGINIA-CLOTILDE
¿Corralito este paraíso semejante al yate del emir de Dubài? Se ve que usted es hijo y nieto de millonarios.

PETRONILO
Todo es poco en estos momentos en que la injusta justicia de este país intenta… achicharrarla. Cuenta con mi fortuna y mi apoyo plenipotenciarios.

VIRGINIA-CLOTILDE
Y yo cuento con amigos en Lourdes y Fátima que podrán arreglarle sus transgresiones religiosas y «cuaresmáticas»… (Aparte.) «Que el sacerdocio es cada vez más hereditario».

PETRONILO
Por favor deje de atolondrame con estos aforismos tan suyos y tan incomprensibles.

VIRGINIA-CLOTILDE
No son aforismos… sino «clotildescos», señor don Petronilo García.

PETRONILO
Obviamente señora doña Virginia-Clotilde de Torres-Benjumea. (Un tiempo.) ¿Es que no ha comprendido mi alusión a la abstinencia?

VIRGINIA-CLOTILDE
¿No pretenderá que le obligo a llevar un cinturón de castidad?

PETRONILO
Desde que nos hemos recluido en este edén no he conocido el séptimo cielo ni en un grabado de Gustavo Doré… ni… ni… ni he… ni he fornicado perdón por la palabra… una sola vez.

AddThis Social Bookmark Button